MyBodyMan

6 Consecuencias Graves Causadas por Dormir Poco

Los efectos de la falta de sueño, como el mal humor y la falta de rendimiento, son bien conocidos. Pero ¿sabías que la falta de sueño también puede tener profundas consecuencias en tu salud física y psicológica?

Si alguna vez has tenido una noche en la que has dormido mal debido al estrés o a algún otro problema, ya sabes cómo te sientes al día siguiente: cansado, de mal humor y aún más estresado. Pero no dormir las horas recomendadas de forma regular no sólo hace que te sientas aturdido y malhumorado. Los efectos a largo plazo de la falta de sueño son reales y graves.

Consecuencias Causadas por Dormir PocoAgotan tus capacidades mentales, tu estado de ánimo y ponen en riesgo tu salud física. La ciencia ha relacionado la falta de sueño con una serie de problemas graves, que van desde el aumento de peso hasta el debilitamiento del sistema inmunitario, que no consigue protegerte adecuadamente.

Más de un tercio de los habitantes de los países desarrollados duermen mal, y los culpables suelen ser el estrés, los juegos de ordenador y el trabajo que se lleva para casa.

Pero los trastornos no sólo causan problemas físicos, sino también graves problemas psicológicos, que pueden empeorar con el tiempo y volverse crónicos.

Desde un estado de ansiedad que interfiere en casi todo lo que haces en tu vida, y agrava tus propios trastornos del sueño, hasta la depresión. Esto puede causar un efecto de bola de nieve, en el que no dormir lo suficiente conduce a la ansiedad, y esta conduce a más y más dificultad para conciliar el sueño.

Ahora está claro que dormir bien es esencial para una vida larga y saludable.

Estos son los principales problemas causados por la falta de sueño:

1) - Dormir poco puede causar problemas en el sistema respiratorio.

La relación entre el sueño y el sistema respiratorio es recíproca, ya que uno afecta al otro y, si no se trata, tienden a empeorar la situación. Un trastorno respiratorio muy común durante la noche, llamado apnea obstructiva del sueño, puede interrumpir el sueño y/o disminuir su calidad.

Despertarse con frecuencia durante la noche por este motivo puede provocar la privación del sueño, lo que te hace más vulnerable a las infecciones respiratorias, como el resfriado común y la gripe, que también dificultan un sueño reparador. La privación del sueño también puede empeorar las afecciones respiratorias existentes, como las enfermedades pulmonares crónicas.

2) - Problemas en el sistema inmunológico causados por la falta de sueño.

Problemas en el sistema inmunológico causados por la falta de sueñoSi parece que te contagias con todos los resfriados y gripes, los problemas causados por la falta de sueño pueden ser los culpables. La falta de sueño prolongada puede alterar el sistema inmunitario, por lo que es menos capaz de defenderse de las infecciones.

Mientras duermes, tu sistema inmunitario produce sustancias protectoras que combaten las infecciones, como los anticuerpos y las citoquinas. Utiliza estas sustancias para combatir a los invasores extraños, como las bacterias y los virus.

Ciertas citoquinas también ayudan a dormir mejor, dando a tu sistema inmunológico más eficiencia para defender tu cuerpo contra este tipo de enfermedades cuando te atacan.

La falta de sueño impide que el sistema inmunitario se fortalezca. Si no duermes lo suficiente, tu cuerpo puede no ser capaz de defenderse de los agresores, y también puede tardar más en recuperarse cuando estás enfermo.

La privación de sueño a largo plazo también aumenta el riesgo de padecer de enfermedades crónicas graves, como la diabetes y las cardiopatías.

3) - Dormir mal también afecta al sistema cardiovascular.

La falta de sueño afecta a los procesos que mantienen sanos el corazón y los vasos sanguíneos, incluyendo los que controlan el azúcar en la sangre, la presión arterial y los niveles de inflamación. También desempeña un papel vital en la capacidad del cuerpo para sanar y reparar los vasos sanguíneos y el propio corazón.

Las personas que tienen problemas de sueño y no duermen lo suficiente son más propensas a padecer enfermedades cardiovasculares. Hay estudios que relacionan el insomnio con un mayor riesgo de infarto, incluso a edades tempranas.

4) - Dormir mal puede provocar el aumento de peso.

¡Dormir poco puede ser la principal causa de no poder perder peso! Los estudios han demostrado que las personas que duermen muy poco tienden a ganar más peso y tienen un mayor riesgo de convertirse en obesos que los que duermen las horas correctas.

Junto con el exceso de comida y la falta de ejercicio, la falta de sueño es otro factor de riesgo que puede contribuir para engordar o ser obeso.

distúrbios de sonoSe cree que se debe a que las personas que no consiguen dormir tienen niveles reducidos de leptina (la sustancia química que hace que te sientas lleno) y mayores niveles de grelina (la hormona que estimula el hambre).

El sueño afecta a los niveles de las dos hormonas, la leptina y la grelina, que controlan la sensación de hambre y saciedad.

La leptina le dice a tu cerebro que ha comido lo suficiente. Sin dormir lo suficiente, el cerebro reduce la leptina y aumenta la grelina, que es un estimulante del apetito. El flujo de estas hormonas puede explicar el picoteo nocturno o por qué alguien puede comer en exceso a última hora de la noche, saboteando así sus esfuerzos por perder peso de forma saludable.

La falta de sueño también puede hacer que te sientas demasiado cansado para hacer ejercicio. Con el tiempo, la reducción de la actividad física acabará contribuyendo al aumento de peso porque no estamos quemando las calorías que ingerimos adecuadamente.

La falta de sueño también hace que el cuerpo libere menos insulina después de comer. Ya que la insulina ayuda a reducir el nivel de azúcar en la sangre, si llevas una dieta alta en carbohidratos, ganarás peso fácilmente.

Dormir mal también reduce la tolerancia del organismo a la glucosa y se asocia a la resistencia a la insulina, lo que a su vez puede conducir a la diabetes mellitus.

5) - Dormir mal es el principal factor de estrés y ansiedad.

Teniendo en cuenta que una sola noche sin dormir puede dejarnos irritables y de mal humor al día siguiente, no es de extrañar que los trastornos crónicos del sueño puedan provocar a largo plazo trastornos del estado de ánimo como el estrés, la ansiedad y la depresión.

Cuando se estudia a las personas con ansiedad o depresión para calcular sus hábitos de sueño, se comprueba que la mayoría de ellas duermen menos de 6 horas por noche.

Estos estudios indican una fuerte relación entre los problemas de sueño y este tipo de problemas psicológicos, con el agravante de que uno estimula al otro, lo que significa que el problema puede empezar por dormir mal, lo que lleva a la aparición de estos síntomas, que luego agravan aún más la dificultad para conciliar el sueño, o puede empezar al contrario.

La ansiedad y el estrés provocados por la vida familiar, el trabajo o cualquier problema repentino, son los principales desencadenantes de los trastornos del sueño y las noches de insomnio.

6) - Dormir bien aumenta el deseo sexual.

Todo el mundo sabe que el estrés y la ansiedad son los principales problemas para tener una vida sexual plena, ya que afectan en gran medida a la calidad de las erecciones. Los hombres y las mujeres que no tienen un sueño de calidad tienen una libido más baja y menos interés en el sexo, sugieren varias investigaciones.

Algunos estudios sobre hombres que intentan aumentar las erecciones sin éxito han señalado como principales causas de este problema la ansiedad y el estrés, aunque no esté relacionado con el tema.

Por su parte, los problemas sexuales, que provocan ansiedad en los hombres, también provocan problemas para dormir bien, lo que afecta aún más al problema. Es importante que una de las causas sea tratada con éxito para romper este círculo vicioso, para que el hombre pueda volver a tener una vida sexual normal.

Cómo tratar los trastornos del sueño.

Si no duermes lo suficiente, no podrás llevar una vida normal. Andarás constantemente ansioso e irritable, por eso necesitas dormir más.

Esto no se soluciona con una sola noche de buen sueño. Si has pasado meses sin dormir bien, habrás acumulado una importante deuda de sueño, así que espera que la recuperación te lleve varias semanas, o incluso meses.

A partir de un fin de semana, y preferiblemente tomando una semana de vacaciones, trata de dormir una o dos horas más por noche, preferiblemente usando un suplemento natural que no cause habituación, como el que recomendamos más abajo.

La forma de hacerlo es ir a la cama cuando estés cansado, tomando una o dos pastillas, y dejar que tu cuerpo te despierte por la mañana, sin usar despertadores.

Al principio, es posible que duermas 10 horas o más por noche. Después de un tiempo, el tiempo de sueño disminuirá gradualmente hasta alcanzar un nivel normal.

Durante el día, aunque tengas sueño, evita la cafeína y las bebidas energéticas para despertarte. Puede que aumenten tu energía y concentración temporalmente, pero pueden alterar aún más tus patrones de sueño a la hora de la noche y a largo plazo.

Autor:
 
Artículos Relacionados